jueves, 29 de marzo de 2007

Ay, San Pedro de Macorís!!!

Mi gente, el martes tuve una mezcla de quille, risa, melancolía, cura y loqueras, que no se explicar (pero sobretodo me curé de verdad) con tremenda vivencia que tuve en La Sultana del Este.

Como sabemos, El País ha estado pasando por la piedra con toda esta lluvia que ha estado cayendo y San Pedro es lo mas dulce del Este para los aguaceros (de lunes a viernes me traslado desde La Romana hacia San Pedro, para ir a La Univ.).

Llego como a las 5pm a La Univ. (bastante atrasado, ya que la clase es a las 4pm), tomo mi materia, salimos un poco antes de las 6 y tenemos 1 hora de receso ya que a las 7 tenemos la 2da y ultima clase de ese día.
Todo va bien hasta que a una de mis compañeras (Doña Magdi!!!) se le ocurre bajar al parque a comer pasteles en hojas (que de que son buenos son buenos), ahí estaba Gloria, si esa misma la del cumpleaños y yo que no me podía quedar (está de mas decir que había un aguacerito bien chilling).

Y na’ mi gente yo caí en el gancho, sabiendo bien que San Pedro es un pedacito del Mar Caribe en la tierra, en vez de quedarme quieto en mi Univ., agarro de presentado y cojo para el parque al establecimiento de los pasteles (no me han dado $$$ para promocionarlo, así que no doy nombres, kakaka, coro to’).

Mi gente y el aguacero en su buena, el caso es que para hacerles corto el cuento, duramos casi como 1 hora en el establecimiento, entre cuentos, risas y comedera, nos da casi las 7 y cuando nos disponemos irnos para La Univ., vemos la triste realidad de que la calle está inundada. (Ahí me acordé de unos posts que puso Demetrix los otros días, kakaka).

Ahí tengo yo que brincar "la tablita", del establecimiento a la calle, todo va bien hasta que tenemos que tomar la guaguita que nos lleva para la univ., ahí mi gente el agua me llegó hasta por encima de los tobillos, de mas está decir que ya los zapatos estaban inundados de agua y los pies mas mojados que cuando salgo del baño.

No me acuerdo cuando fue la última vez que yo me había mojado tanto así, pero en San Pedro de Macorís tenia que ser, cuando me monto en la guaguita me quito los zapatos, para vaciarle toda el agua que tenia, (sin coro mi gente, llenos de agua), increíble pero cierto, me quillé, me reí, pensé “pasteles que me salieron caros esos”, pero que podía hacer, al final lo cogí “suave” y agarré para mi casa tranquilo, (de mas está decir, que ni miré para la universidad, con esa mojasón que tenia, quien me hacia tomar clases), Demetrix me acordé de ti, kakaka.

4 comentarios:

alma dijo...

andas de fiesta en fiesta, que lindo es andar bajo la lluvia verdad, pero espero que no estes enfermito heeee
cuidate mucho y sigue gozando la vida mi niño, es lo unico que nos llevamos los buenos momentos de la vida y los malos tambien. ;)

Ginnette dijo...

A que fueron donde Amable!!! Ay consigueme el teléfono de ellos, que dizque pusieron una sucursal aqui en Sto Dgo, pero no se donde. Mi madre, cuanta agua!!!

Tmac dijo...

Alma: gozando un poquito... pero recuerda lo que te dije, sobre todas las cosas el importante del negocio es Dios!!!

ginette: muchacha y quien te mando a dar nombres!!!! kakaka, si pa' lla fue que cogimos, voy a ver si te consigo el numero, y de que fue mucha agua, fue mucha!!!

magdi dijo...

Tmac, mi angelito, olvidaste escribir que a pesar de toda esa mojadera, nos reímos muchísimos, parece que el agua da risa.
Gocé un montón, me encantó la experiencia.